Después de pegarme casi un año dándole vueltas a empezar con el “bloggismo” por fin me he decidido.

La verdad es que me cuesta presentarme así que primero, para entrar en calor, te contaré porqué me apetece hacerlo.

Empecé a coser con más asiduidad aunque siempre con ritmo jamaicano hará cosa de cinco años. Y aunque al principio no hacía más que mala leche cada vez que me ponía a coser porque siempre me pasaba algo chungo tipo embrollo de hilo, cargarme una aguja, romper la tela y este tipo de cosas cuando terminaba el proyecto, a los meses, tal y como te lo cuento, flipaba con el hecho de haberlo hecho yo, y poco a poco…

empecé a cultivar paciencia, empecé a ser un poco más ordenada y empecé a ver proyectos nuevos hasta en mis bragas viejas .

Durante estos cinco años he seguido a unas cuantas cracks del mundo costureta tanto a nivel ropa como a nivel bolsos, colchas de patchwork y complementos. Casi todas con patrones propios y/o de alguna revista como la ya famosa y flipante Ottobre, en cuanto a ropa se refiere. Una verdadera inspiración.

Y por ellas me he “envalentonau” y aquí estoy. Deseando compartir mi propio proyecto.

En qué consiste mi proyecto costureta?

 Hace un año que hice limpia de mi ropa y me quedé con muy poca cosa. Además varias de las prendas están ya un poco viejas. Así que me he propuesto coser mis prendas básicas y unirme al movimiento minimalista que hoy en día está tan de moda creando mi armario cápsula particular. No me considero muy de seguir la moda la verdad pero el tema de intentar ser lo más consecuente posible con lo que una cree y siente sí que va conmigo y esta idea me gusto en cuanto la vi.

Este proyecto me lo planteo como un doble reto. Por un lado coser ropa, ya que he cosido muy poca hasta ahora. Por el otro abrirme al ciberespacio, que en el fondo tengo muchas ganas pero me da mucho vértigo.

Asi que después de toda esta chapilla,  me presento:

– me llamo Lore, pero no es de Lorena ni de Loreto, ni de Lorea si quiera. Es de Lorelei.

– Soy de las que se pone roja y ardiendo como una brasa cuando mi voz se oye más que la de los demás y tengo que​ expresar mi opinión,

– optimista por naturaleza aunque tienda a imaginarme situaciones catastróficas con bastante frecuencia,

– flipada de la música en directo

– y siempre con ganas de aprender.

Ongi etorri!